Método


Las clases tienen una duración de una hora y media y están dividas por niveles: principiantes de cero, principiantes con conocimientos, intermedios y avanzados.
Pueden tomar clases personas de cualquier edad, con o sin conocimiento previo.

Después de muchos años de enseñar me ha dado mejores resultados no seguir un programa estricto, de cierta cantidad de pasos por año, sino que voy evaluando el progreso del grupo y de cada alumno en particular. Por lo tanto la enseñanza es más personalizada.

El primero objetivo a lograr es que el alumno aprenda la técnica básica, y como un instrumento tenga calidad en el sonido y precisión en los tiempos, luego se trabaja la velocidad y después combinaciones más complejas en relación a la ejecución. Comenzando, con respecto a la música, en forma sencilla o cuadrada, para luego pasar a aprender contratiempos, sincopas y poder jugar con los distintos ritmos.

Además del entrenamiento estrictamente relacionado al tap, (trabajo de pie y de sonido) en las clases trabajamos, nociones de postura y estilos, posiciones de brazos, línea, ejecución de piruetas y giros, etc.
Comenzamos la clase con una entrada en calor , y pasos en la barra, luego aplicamos ese trabajo en el centro, para tomar conciencia del equilibrio, cambios de peso, etc, luego secuencias y diagonales y terminamos con una coreografia.

Este aprendizaje les dará las herramientas necesarias para poder bailar cualquier estilo que luego prefieran, desde lo más clásico, hasta lo más moderno, Broadway tap, Rhythm tap, Street tap etc.
El tap además de una danza es un instrumento de percusión, un lenguaje que permite incursionar en cualquier tipo de música, lo que hace que las clases sean muy variadas y divertidas.


 

Personalizado por JCB, 2012.